Get Adobe Flash player

Búscanos en Facebook

Eventos del Mes

Último mes Enero 2018 Mes siguiente
L M X J V S D
week 1 1 2 3 4 5 6 7
week 2 8 9 10 11 12 13 14
week 3 15 16 17 18 19 20 21
week 4 22 23 24 25 26 27 28
week 5 29 30 31

Próximos Eventos

Sin eventos

Mónica Cimino es la Fundadora de

Nueva Escuela del Akasha

Tel:(54) (0351) 152 548 889

www.monicacimino.com.ar

Data Fiscal

Tamaño letra:

Hay algo seguro en Uspallata… nada es a medias tintas!

Pasamos de un paisaje a otro sin mediar casi transición. De abruptas e imponentes montañas  a un paisaje desértico que ofrece tanto silencio que nos deja perplejos. De arroyos de montaña a un arrasador río de deshielo con un cause de hasta 500 mts de ancho (y no exagero). En cada uno de estos  paisajes, se percibe una frecuencia diferente, una vibración única que nos dispara a diferentes niveles de conciencia y hasta a “recuerdos” que parecen más una alucinación que un revivir de alguna memoria ancestral… o  de alguna memoria kármica.


La presencia de tantos eventos históricos, El Camino de los Incas (muy presente) – El Cruce de los Andes de San Martín – El paso de Darwin en su búsqueda - (por mencionar solo los conocidos en esta dimensión) expuestos en una manifestación permanente hace de Uspallata y sus alrededores un paisaje único e integrador de tiempos inmemoriales que transforman a este lugar en un Portal Temporo – Espacial así como en un Puente Inter Dimensional construido desde la fuerte  presencia de lo sutil y lo trascendente. Quien este aquí con mente abierta y percepción sensible comprenderá lo que digo…

Pero una reflexión puntual me ocupa hoy, justo antes de partir de vuelta, que quisiera compartir. Algo que ocurrió sin quererlo y sin darme cuenta…

Caminando arroyo arriba, esta mañana,  en busca de las ruinas de un asentamiento Inca, nos detuvimos a refrescarnos, gozando al mismo tiempo de la musicalidad del agua cuando baja de la montaña  entre piedras y meandros. Sentí el deseo de “atrapar” ese momento (de algún modo más corporal que las decenas de fotos que tomamos) y llené una botellita vacía que tenía en la mochila para … “llevarme el arroyo a casa”. Un acto inocente que me dio la ilusión de satisfacer algún deseo de  eternidad : “mi vivencia no se acabará aquí, me la llevo en la mochila”…

En este momento que escribo, de noche en mi cabaña, la botellita con agua del arroyo esta frente a mi, en el piso y al mirarla me pregunto cual seria ahora la diferencia entre este agua y la de la canilla, o la del jarrón? Se las ve igual…

Pensé que el arroyo sigue su curso, a pocos km de aquí y ese curso tiene un propósito claro y un sentido difícilmente reversible que, al cumplirse, ofrece música y frescura. Sin embargo esta porción de su agua, embotellada aquí en mi cabaña, perdió su identidad, aislada de su contexto y corrida  su propósito, que era el de correr con el arroyo!

Estoy muy conmovida pues, en este lugar donde las dimensiones se entrecruzan sin acotamientos, caigo en la cuenta de cuanto… cuanto nos  cuesta encontrar la pertenencia, la propia identidad, el curso del propio propósito … así, aislados como existimos de la Fuente Original, del Espíritu Mayor … del Gran Espíritu … del Gran Río. Separados en una pequeña porción egoica que vive en el convencimiento de que en si misma esta todo, y allí se queda sin avanzar con el río creyendo que existe aislada del resto y en permanente conflicto entre el adentro y el afuera.

Se acongoja mi corazón al mismo tiempo que me prometo devolver el agua de la botellita al río,  mañana antes de partir y darle lugar a mi Alma cada día, cada instante para realizar su tarea que es la de mantenerme en contacto con El Espíritu fluyendo al unísono de su Gran Propósito… como finalmente estamos aprendiendo “En Unión de Cuerpo, Alma y Espíritu”.

Mónica Cimino
Fecha: 20–02–2012




 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar